Click Aqui para comunicarte con nosotros por
WhatsApp (+57) 301 526 73 15

Perro o gato: ¿qué mascota debo tener?

¡Para los gustos los colores! ...y querido amigo, ¡esto NO aplica para las mascotas! Si te estás preguntando por cuál compañero de cuatro patas decidirte para añadirle un poco de chispa y ternura a tu vida, es importante que tengas en cuenta lo que en La Casa que Ladra tenemos para decirte de cada uno. ¿Empezamos?

 Para empezar, queremos decirte que más allá de los gustos que tengas, debes conocer muy bien las características de los perros y los gatos, así sabrás si ese nuevo integrante de tu familia, se adaptaría bien a tu estilo de vida sin pasar por malos ratos. La idea es que al terminar de leer este post, tengas una noción más acertada sobre qué mascota debes tener. 

 

Hablemos de gatos

 

 

Seguramente esto ya lo sabías pero siempre es importante resaltarlo: la palabra perfecta para definir a los gatos es “independencia”; no sería raro que las personas con esta tendencia en su personalidad, no necesiten más información para saber que un gato es lo que su vida necesita, ¿por qué?, sencillo, ¡no hay mucha atención de por medio!; no sería necesario que te mates la cabeza pensando en qué más le hace falta de ti, que hace mucho no lo acaricias o que de pronto se siente sólo porque te ausentaste por un par de horas. Pero calma, para tomar la decisión falta más…

Si eres de esas personas dulces y mimosas que les encanta dar y recibir amor, seguramente un gato no sería la opción ideal. Con ellos aplica perfectamente la frase “cuando, donde y como yo quiera”, porque es así, no se trata de cuando tú les quieres dar amor, se trata de que cuando ellos tienen esa necesidad, te lo harán saber… ¡te lo prometemos!, si no, no le gustará. En este caso, si eres más frío que un témpano de hielo, el gato es de los tuyos. 

Por otro lado, si eres relajado y no tienes tiempo ni ganas de domesticar un animal, el gato puede ser tu amigo ideal. Al tener naturaleza felina, es apenas natural que no se preste para ese tipo de situaciones, pero por lo menos, con una actitud positiva de tu parte, su rebeldía puede aplacarse y así ser un poco más juicioso en casa.

Hay una característica que puede hacerlos salir campeones en este duelo decisivo que hay en tu cabeza: La higiene. Si tienes falta de tiempo, ¡eureka! Los gatos no necesitan que los saques a pasear a hacer sus necesidades, en cambio, él las hará en casa, pero con un plus: en su propia cajita de arena, sin hacer mugres y sin malos olores… ¡ni mandado a hacer!

En definitiva, si trabajas en exceso y no puedes pasar mucho tiempo en casa, la independencia de un gato puede ser tu mejor aliado. Eso sí, no quiere decir que tienes vía libre para descuidarlo; recuerda que tienes a un ser que depende de ti para vivir en buenas condiciones, amado y feliz. 

 

Hablemos de perros

 

 

El perro es la mascota por excelencia. Aunque desciende del lobo, en un momento de la historia se domesticó y comenzó una relación eterna de fidelidad y amistad con el hombre; una relación tan cercana, que hoy en día, en millones de hogares, el perro es considerado como un miembro más de la familia casi que personificándolo. Este “fenómeno” quizás se ha dado por las características tan particulares que tiene este animal y que, sin duda, lo convierten en el compañero ideal para personas sociables y activas. ¿Eres una de esas personas?, por favor continúa, lo que viene te interesa…

Con el perro sucede todo lo contrario a lo que te contamos del gato. Para tener un perro requieres de más tiempo libre, porque a estos animalitos los caracteriza justamente que son más dependientes de ti, de tu amor, de tus cuidados y de toda tu energía para jugar. Aman que los acaricies, son expresivos, y con el tiempo, a medida que los vayas conociendo, lograrás entender lo que quieren con cada mirada que te ponen…por ejemplo, cuando mueven la cola al verte cerca de la puerta, ¡te quieren decir a gritos que quieren salir a jugar!

Un perro no se sentirá feliz cuando te ausentas, te amará tanto que cuando sales así sea por 10 minutos, te hará una fiesta de no creer cuando regreses, y cuando sales nuevamente, te volverá a poner esa mirada que parte el alma en mil pedacitos. Literalmente se convierte en tu mejor amigo. En este caso, si te encantan los mimos, dar y que ten muchísimo amor efusivo, el perro sería la opción ideal. 

¿Y qué hay con la domesticación? en este caso, enseñarle a tu amigo cómo debe comportarse es muy fácil, es más, también puedes enseñarle algunos truquitos divertidos que los harán quedar como una pareja campeona ante los demás. Por otro lado, tu perro sabrá cuándo estás enojado, cuándo estás feliz y cuándo estás triste y hará todo para acompañarte en cualquiera de esos momentos; es de esta manera como su lealtad y nobleza quedará demostrada y nunca más lo querrás soltar.

Por último, con el perro tendrás que tener más cuidados en cuanto a higiene. Todo lo que tiene que ver con su aseo depende de ti, es decir, tendrás que bañarlo seguido y, además, tendrás que sacarlo a pasear para que haga sus necesidades, si no… ya sabrás lo que te espera en casa: guantes, agua, desinfectante y manos a la obra.

Esperamos que te hayamos despejado las dudas que tenías en cuanto a qué mascota te conviene más, porque como viste, ambos son muy diferentes. ¡Piénsalo bien, ante todo el bienestar de ese nuevo amigo!

Sale

No disponible

Agotado